CORRESPONDENCIAS CHARLES BAUDELAIRE (1821-1867)

Naturaleza es templo donde vivos pilares
dejan salir a veces sus confusas palabras;
por allí pasa el hombre entre bosques de símbolos
que lo observan atentos con familiar mirada

Como muy largos ecos de lejos confundidos
En una tenebrosa y profunda unidad,
Vasta como la noche, como la claridad
Perfumes,colores y sonidos se responden

Hay perfumes tan frescos como carnes de niños,
Dulces como el oboe, verdes como praderas,
Y hay otros corrompidos, ricos y triunfantes.

Que la expansión poseen de cosas infinitas,
Como el almizcle, el ámbar, el benjuí y el incienso,
Que cantan los transportes del alma y los sentidos.

Correspondances

La Nature est un temple où de vivants piliers
Laissent parfois sortir de confuses paroles ;
L’homme y passe à travers des forêts de symboles
Qui l’observent avec des regards familiers.

Comme de longs échos qui de loin se confondent
Dans une ténébreuse et profonde unité,
Vaste comme la nuit et comme la clarté,
Les parfums, les couleurs et les sons se répondent.

Il est des parfums frais comme des chairs d’enfants,
Doux comme les hautbois, verts comme les prairies,
Et d’autres, corrompus, riches et triomphants,

Ayant l’expansion des choses infinies,
Comme l’ambre, le musc, le benjoin et l’encens,
Qui chantent les transports de l’esprit et des sens.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Al Oriente se llega desde el Sur: Barrio Chino Dominicano

Al Oriente se llega desde el Sur
Poética de los  Símbolos del Barrio Chino en Santo Domingo, República Dominicana

Maitreyi Villamán Matos
9 de Febrero 2010
Con amor a Margaret Sosa

Todavía palpita la luz sobre el Mar Caribe, esa brillantes que me obliga a achicar los ojos para dejarla pasar a mis entrañas, todavía pulsando el sonoro destello de las olas en la confluencia del rio Ozama con el Mar Caribe en su eterno abrazo de amantes consentidos por el tiempo allí donde una estatua también grita la oración del conjuro cuando el poeta Del Risco se estrellara a su muerte en esa curva del destino donde la avenida del malecón se levanta en  estatua vociferante contra el viento y  los barcos del muelle invitan a partir en la búsqueda de aventura.

Pero ya el ansia de echarnos a la mar está apagada  por el cansancio de una larga travesía. Y allí mismo en la esquina del Instituto Español le doy la espalda al Mar Caribe para que la luz bañe el pasado acostado en mi espalda y doy el frente hacia la parte alta de la ciudad, ahora de cara al norte, después de bajar del barco  que me trajo en una larga travesia desde muy lejos, para emprender el peregrinaje hacia el Barrio Chino, se me ocurre  que los chinos a lo mejor también caminaron en esta misma calle cuando allende del siglo llegó el primer chino vía Cuba de los miles y millones que después vendrían con las marejadas  del filibustero Mar Caribe.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Posted in Uncategorized | 1 Comment